New York 11-28-17 Una gran campaña financiada por el millonario estadounidense Tom Steyer, que quiere presionar al Congreso para que inicie el proceso de destitución de Donald Trump, llegó esta semana a la céntrica plaza de Times Square en Nueva York.

En una de las pantallas gigantes colocadas en lo que en Nueva York se conoce como la encrucijada del mundo, muestra el rostro de Trump con la leyenda “Impeach”.

En las pantallas aparece la dirección de la campaña: www.needtoimpeach.com, y hasta el momento ha recabado casi 2 millones 800 mil firmas.

La campaña además ofrece una carta que los participantes pueden enviar a sus representantes políticos a fin de que éstos hagan pública su posición sobre la posible destitución de Trump y para que inicien ese proceso legislativo.

De acuerdo con un correo electrónico enviado a aquellas personas que han firmado la petición, Steyer, quien hizo su fortuna mediante el manejo de fondos de inversión, explicó que decidió colocar una pantalla con el mensaje de su campaña a fin de multiplicarlo.

De acuerdo con Steyer, Trump continúa provocando a potencias nucleares (Corea del Norte), además de que intenta eliminar impuestos a empresas a fin de socavar el sistema de salud.

la campaña enumera tres razones principales en las que debe basarse el proceso de destitución: el equipo de Trump y sus familiares mienten continuamente sobre sus tratos con Rusia; además de que el presidente ha decidido perdonar por este motivo a familiares, aliados y a sí mismo.

La tercera razón es que el presidente amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos al negarse a enfrentarse a Rusia y al enredarse en una confrontación con Corea del Norte.

En la misiva enviada a legisladores, el millonario expresó que este no es momento para que la clase política actúe de acuerdo con cálculos sobre lo que resulta conveniente. Añadió: Debemos hacer lo que es moralmente correcto.

Trump reaccionó a finales de octubre a los anuncios de televisión de la campaña, y escribió en su cuenta de Twitter: El loco y totalmente trastornado Tom Steyer, que desde el inicio ha peleado conmigo y contra mi agenda para hacer a Estados Unidos grande otra vez, nunca gana elecciones