Fuera Dilma

 

 

 

 

 

 

 

Rio de Janeiro 03-13-16 Miles de personas abarrotaron el domingo las calles de las principales ciudades de Brasil para pedir la renuncia de la presidenta, Dilma Rousseff, en medio de la peor crisis política y económica en unageneración.

Las manifestaciones son las últimas dentro de una ola de movilizaciones contra el Gobierno que perdieron impulso a fines del año pasado, pero que podrían recuperar fuerza a medida que una masiva investigación por corrupción se acerca al círculo íntimo de Rousseff.

Las primeras movilizaciones se registraron en algunas ciudades del norte y noreste, las regiones más pobres del país, en las que miles de manifestantes demandaron el "fin" del Gobierno de Rousseff y expresaron su apoyo a las investigaciones sobre las corruptelas en la estatal Petrobras, que salpican a medio centenar de políticos.

La tensión era alta antes de las manifestaciones, después de que fiscales estatales de Sao Paulo pidieron el arresto del mentor político y predecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, por cargos de lavado de dinero.

Las protestas han sido convocadas por grupos de la sociedad civil vinculados a los partidos de oposición, que también han manifestado su respaldo a las movilizaciones.

Una manifestación en la capital Brasilia fue pacífica, con miles de personas vestidas con la camiseta amarilla de la selección nacional de futbol y portando pancartas con frases como "Dilma fuera" y "Juicio político ahora".

En la capital, unas 100 mil personas se congregaron ante el Congreso Nacional y manifestaron su respaldo al juicio político que la oposición promueve contra la presidenta.

El número de participantes en la protesta realizada en Brasilia fue calculado por la Policía Militar, que además aseguró que fue una de las manifestaciones más multitudinarias que se han visto en las últimas décadas en la ciudad.

Desde primera hora de la mañana también comenzaron a concentrarse miles de personas en Río de Janeiro, aunque la mayor de las protestas se prevé que será por la tarde en Sao Paulo, donde se espera que cientos de miles de manifestantes ocupen la céntrica avenida Paulista.