EEUUEDITORIAL

Por: José Hernández

02-27-15

La mayoría de la gente pensaba que esta acción ejecutiva era un hecho ya, pues  nos habían vendido la idea de que el Presidente Obama en caso necesario tendría la facultad de vetar cualquier inconformidad. Pero que sorpresa llevamos la mayoría al creer esto y que los Republicanos se la ingeniaron muy bien al conseguir que 26 estados de la Unión Americana rechazaran este alivio migratorio, que aunque es solo un parche más a la maltrecha e ineficiente ley migratoria vigente.

Un día antes de que entrara en vigor la acción ejecutiva del Presidente Obama sobre alivios migratorios  o sea el pasado 18 del presente mes un juez federal en Texas bloqueó temporalmente la acción ejecutiva del presidente Barack Obama sobre inmigración, la cual ha provocado la oposición de 26 estados del país.

El juez Andrew Hanen dictaminó la noche del lunes el bloqueo a las acciones ejecutivas que Obama presentó el año pasado para proteger de la deportación hasta a 5 millones de inmigrantes indocumentados.

Al presentar la sentencia, Hanen detuvo la acción ejecutiva de Obama al dictaminar que el gobierno no había cumplido con la Ley de Procedimiento Administrativo, la cual instruye a la Casa Blanca a ofrecer un período de notificación y comentarios más largo antes de actuar.

La Casa Blanca dijo en un comunicado este martes que las acciones de Obama "se encuentran dentro de sus facultades legales" y que el Departamento de Justicia ha indicado "que apelará esa decisión".

"La decisión del tribunal de distrito obstruye erróneamente estas políticas legales y de sentido común para que entren en vigor", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

"La Corte Suprema y el Congreso han dejado en claro que el gobierno federal puede establecer prioridades en la aplicación de nuestras leyes de inmigración, que es exactamente lo que hizo el presidente cuando anunció políticas de sentido común para ayudar a arreglar nuestro sistema de inmigración roto".

La decisión de Obama de actuar unilateralmente en noviembre provocó la ira de los republicanos que inmediatamente presentaron acciones de inconstitucionalidad contra el presidente, y ahora los conservadores han estado librando una batalla en el Congreso para atar los fondos para el Departamento de Seguridad Nacional y que haga inviables las acciones de inmigración de Obama.

Los programas en cuestión bloquean la aplicación de leyes para los padres indocumentados de estadounidenses y residentes legales, y amplía el programa de protección de los inmigrantes sin documentos que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como DAPA y DACA, respectivamente.

Ninguno de los programas había entrado en vigor.

Hanen emitió la orden después de concluir que al menos Texas se ha presentado en una corte federal para demandar que para el estado "significa sufrir daños directos en la aplicación del DAPA".

También sostiene que la acción ejecutiva de Obama va más allá del alcance de la discreción procesal al "otorgar beneficios" superiores a la "no aplicación".

Las personas que saben más de esto, explican que solo es un freno temporal y que La Casa blanca podrá impugnar y ganar llevando esto inclusive hasta la Corte Suprema de la Nación. Pero se ve, se siente que Los Republicanos al tener mayoría en ambas cámaras le harán la muy difícil al Presidente Obama por el resto de su Mandato.

¿Pero y que culpa tenemos nosotros de las diferencias Partidistas? ¡El pueblo no debe de ser afectado por intereses políticos y/o racistas!