Profesor Jirafales

 

 

 

 

 

 

 

Ciudad de México 06-18-16 Ayer viernes murió a los 82 años de edad Rubén Aguirre, conocido como “El Profesor Jirafales”, quien en los últimos días su estado de salud se vio deteriorado por la diabetes que padecía.

En su cuenta de Twitter, su compañero del elenco en el programa humorístico donde interpretaba al "Señor Barriga", Edgar Vivar dio a conocer, “Mi profesor favorito descansa en paz…Hoy mi gran amigo Rubén Aguirre parte de este plano. Te extrañaré mucho”.

Ingeniero agrónomo de profesión, Rubén Aguirre encontró en la comedia su vocación y en el Profesor Jirafales, su gran pasión, trabajar para agradar a la gente.

La comunidad artística se volcó en muestras de cariño hacia la familia de Ruben Aguirre, el Profesor Jirafales, personaje muy querido de la emisión El chavo, quien falleció a los 82 años víctima de neumonía que se complicó con la diabetes que padecía desde hace años.

Estamos impresionados con las muestras de cariño y llamadas que hemos tenido. Desde que se supo lo que paso no han parado de sonar los teléfonos de mis hermanos y el mío, para reconfortarnos y decirnos que mi papá era un gran ser humano y eso es cierto. Gracias a sus compañeros actores, a los medios y al público que está muy al pendiente de este proceso”, comentó Veró- nica Aguirre, hija del actor.

Rubén Aguirre empezó a tener complicaciones un año antes. La diabetes que sufría le afectó el movimiento y le fue restando fuerzas.

En mayo pasado ingresó al hospital por un cuadro de neumonía. Registró mejoría y para que no corriera riesgos de infecciones se decidió llevarlo a su casa en Puerto Vallarta, en donde vivía desde hace nueve años.

Sin embargo, no respondió a los medicamentos y su fallecimiento se registró a las cuatro de la mañana de ayer viernes.

Se despidió de la familia, sin angustias, se fue sin dolor, dejó a una familia unida y sus asuntos en regla, siempre fue muy previsor y correcto en ese sentido. Lo pudimos despedir con mucha paz y unión en esta familia, murió muy apapachado, rodeado de sus hijos, sobrinos y nietos”, describió su hija.

Los servicios funerarios del actor se llevaron a cabo en Puerto Vallarta. Por la noche se ofició una misa de cuerpo presente y hoy sábado se cremarán sus restos, quedando en esa tierra que fue su hogar en los últimos años.

Al actor le sobreviven sus siete hijos y su esposa Consuelo de los Reyes con quien compartió 57 años de matrimonio.

Mi madre es una persona increíblemente fuerte, pero hoy, está sumamente triste y es lógico, se fue su compañero de vida”, compartió Verónica Aguirre.

Rubén Aguirre Fuentes, estudió Ingeniería Agrónoma, sin embargo, lo suyo fue el espectáculo. Originario de Saltillo Coahuila, se fue a hacer radio y luego televisión a Chihuahua, en donde fungía como locutor.

Fue el productor Sergio Peña y su esposa Kippy Casado quiénes lo trajeron a la Ciudad de México. En la capital fue tan bueno su desempeño como locutor, que lo llevó a convertirse en ejecutivo de Televisión Independiente de México, en donde conoció a su amigo de vida y compañero de trabajo Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, con quien hicieron el programa Los súper genios de la mesa cuadrada.

Siempre he dicho que mi papá estaba más contento cuando estaba Rubén, cuando se reunían a conversar con Edgar Vivar y Raúl El Chato Padilla. Eran muy amigos, recuerdo pasar tarde interminables en la casa de Rubén a quien veíamos como el tío. En los últimos tiempos y debido a la condición de salud de los dos ya no se veían tanto pero se hablaban por teléfono”, compartió Roberto Gómez Fernández al programa Hoy.

En entrevista a Excélsior, el hijo de Chespirito comentó que el nacimiento de la serie El chavo fue gracias a Rubén Aguirre.

Es curioso, en 1971, mi papá tenía el programa de Chespirito y ahí había un scketch: Los chifladitos.

Eran Chaparrón Bonaparte (Chespirito) y Lu Castañeda (Aguirre), que fueron los primeros personajes fijos junto con el Dr Chapatín”, recordó el productor.

A Rubén le ofrecieron trabajar en la competencia en un programa de concurso, El club de Chori (como le apodaban). Mi padre lo impulsó a aprovechar la oportunidad. Al irse se sacó del programa un sketch de un globero con dos niños, lo que después derivó en El Chavo del 8. Con la fusión de las empresas, Rubén se incorporó nuevamente al equipo de mi padre”, recordó.