Huracan2

Milagro o exageración de los medios?

EDITORIAL

Por: José Hernández

El Huracán Patricia “El más grande del Mundo” El pánico cundió dentro y fuera de México. Esto se inició desde la presidencia del País Azteca, al haber difundido en sus canales oficiales, que este huracán sería una catástrofe inminente. Motivo por el cual la prensa nacional y extranjera se diera a la tarea de difundir este hecho hasta en transmisiones especiales y sin mediar tiempo para ello.

Después de todo ello gracias a dios no paso a mayores. Patricia perdió fuerza al tocar tierra azteca de 5 grados, bajo a dos y minutos después se convirtió en solo tormenta tropical.

Todo ello mis estimados lectores se debió en parte a un temor exagerado, que luego se cayó por causa del sistema montañoso que tiene México, debido a que el golpe del huracán fue contra el sistema de la Cordillera Oriental (Sierra Madre Oriental) donde predomina una gran cadena de montañas muy altas que hicieron que Patricia se desintegrara ahí, arrojando todo su caudal de agua, mismo que inundo y desbordo ríos, que hicieron estragos en zonas rurales, perjudicando cultivos e inundando poblados. Pero al final el saldo fue blanco en cuanto a víctimas, no así en pérdidas materiales.

El Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) Gerardo Ruiz Esparza, comento en una rueda de prensa. La interacción de Patricia con una vaguada, una línea de presión baja que se extendía del norte al oeste del país, se llevó parte de su nubosidad y “aceleró el movimiento del ciclón hacia el noreste”, desviándolo hacia la Sierra Madre Occidental, dijo a la AFP el presidente de la Organización Mexicana de Meteorólogos (Ommac) , Leodegario Sansón.

Esto hizo que los vientos fuertes no pasaran de la costa y que, prácticamente en seis horas, el fenómeno disminuyera su potencia desde el récord de 325 km/h hasta los 160 km/h, siendo actualmente ya una depresión tropical. Además, Patricia tenía una área pequeña y “muy concentrada” de vientos máximos con un radio de 50 km frente a los 300 km de radio que tuvieron los fuertes vientos del huracán Gilberto en 1988, que destrozó el balneario de Cancún y dejó unos 200 muertos, añadió el experto.

Otro factor que favoreció que no hubiera pérdidas humanas fue la baja población en la zona costera de Jalisco y Colima y la evacuación a tiempo de locales y extranjeros de zonas turísticas como Puerto Vallarta. “Las condiciones de un país como Filipinas y México son muy diferentes. Ahí había mucha gente viviendo arremolinados cerca de la costa y se los llevó el huracán. Acá, desde luego, hay más orden en cuanto a la vivienda y hubo una buena información”, estimó el meteorólogo del Sistema Meteorológico Nacional (SMN) Jaime Albarrán Ascencio.

La población respondió, los hoteleros respondieron, la navegación respondió. Si no hubiéramos tenido esa respuesta, hubiéramos tenido otros incidentes, coincidió el secretario Ruiz Esparza. Aunque en las redes sociales hay quienes ya acusan al gobierno de Enrique Peña Nieto de haber sobredimensionado el huracán, pero la verdad es que los más grandes augurios se vieron disminuidos a solo una gran tormenta tropical en vez del supuesto Huracán más grande gamas visto.