Alto comisionado de ONU en mexico

 

 

Ciudad de México 10-09-15  El gobierno de Enrique Peña Nieto tiene un plazo de 90 días para informar si optará por seguir las recomendaciones del Comité contra la Tortura de Naciones Unidas y liberar a los cuatro jóvenes de Baja California, cuyos nombres son Orlando Santa olaya Villareal, Ramiro López Vásquez y Ramiro Rodríguez Ramírez Martínez, quienes fueron torturados y detenidos desde el 16 de junio de 2009 por militares, sin una orden de aprehensión.

Los jóvenes fueron golpeados, recibieron descargas eléctricas en los genitales, los asfixiaron con bolsas de plástico y  fueron detenidos por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La tortura continuó y los obligaron a declararse culpables de un secuestro, amenazándolos de muerte si no lo hacían, cabe mencionar que los militares utilizaron vehículos no oficiales para transportar a las víctimas.

Ante medios de comunicación fueron acusados de varios delitos federales en el “Cuartel Morelos”, Segunda Zona Militar, donde permanecieron sin tener algún bocado, con pies y manos amarradas, hasta que los trasladaron al “Aguaje de la Tuna” donde  pudieron ver a sus familias.

A finales de julio de 2009 ingresaron al Centro Federal de Readaptación Social Número Cuatro, en Tepic, Nayarit, donde han permanecido estos seis años en espera de justicia.

La Comisión Mexicana de Defensa Y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) y la Organización Mundial contra la Tortura, encargados de la defensa del caso, presentan un comunicado en contra del Estado mexicano, ante el Comité contra la Tortura de la ONU, en el año 2012.

Nancy López, directora de Defensa de la CMDPDH informó sobre la controversia del caso y aseguró que es el primero en México que llega y se resuelve en los órganos de las Naciones Unidas.

Se exhortó al gobierno mexicano, por parte del Comité, a iniciar una verdadera investigación sobre los hechos de tortura, se castigué a los responsables y se libere, indemnice y se reparen los daños  inmediatamente a las víctimas.