Por: José Hernández

libertad de prensaAhora que sucedió el ataque a los editores de la Revista Satírica francesa Charlie Hebdo en donde una pareja de terroristas asesinó a 12 de sus editores dentro de las propias instalaciones de este medio. Con este mortal atentado se han suscitado toda clase de especulaciones acerca de si es o no aplicable la libertad de expresión y el derecho a la información o mejor dicho “Libertad de Prensa” a la cual tenemos derecho todos.

Primeramente para que el lector comprenda un poco más sobre esto, transcribo las siguientes líneas a continuación:

La libertad de expresión es una de las bases de los derechos y las libertades democráticas. En su primera sesión en 1946, antes de que cualquier declaración o tratado de derechos humanos fuera adoptado, la Asamblea General de la ONU adoptó la resolución 59(I) declarando que "La libertad de información es un derecho humano fundamental y… el punto de partida de todas las libertades a las que está consagrada la Organización de las Naciones Unidas."

La libertad de expresión es esencial para posibilitar el funcionamiento de la democracia y de la participación pública en la toma de decisiones. Los ciudadanos no pueden ejercer su derecho al voto de manera efectiva o participar en la toma pública de decisiones si no cuentan con un libre acceso a la información y a las ideas, y si no pueden expresar sus opiniones libremente. Por ende, la libertad de expresión no sólo es importante para la dignidad individual, sino también para la participación, la rendición de cuentas y la democracia. Las violaciones a la libertad de expresión frecuentemente van de la mano con otras violaciones; particularmente del derecho de libre asociación y reunión.

Restricciones a periodistas individuales: La libertad de impartir información puede ser atacada de diversas maneras y particularmente puede inmiscuirse en la libertad de prensa. La presión sobre los periodistas representa una amenaza significativa.

La censura informal se refiere a una variedad de actividades de los oficiales públicos- que varían de las llamadas y amenazas telefónicas hasta los ataques físicos- diseñadas para prevenir o sancionar la publicación de material crítico. El derecho de los reporteros a proteger sus fuentes es también importante para asegurar el libre flujo de información en asuntos de interés público. Los mecanismos internacionales y regionales de derechos humanos han afirmado que los periodistas nunca deberán ser obligados a revelar sus fuentes excepto bajo ciertas condiciones (Que sea necesario para una investigación criminal o para la defensa de una apersona acusada de un delito penal; se les ordena hacerlo por una corte, después de una oportunidad completa de presentar su caso; 'necesario' implica que la información no puede ser obtenida en otra instancia, que es de gran importancia y que el interés público en su revelación pesa más que el daño a la libertad de expresión por la revelación).

Para no extenderme más sobre este apasionante e infinito tema y por falta de más papel. Comentare que en los países que realmente practiquen una verdadera democracia, estas libertadas deben existir, pues es necesaria una diversidad de opiniones, pero para mi opinión personal “La Libertad de Prensa” se debe ejercer con pluralidad y con respeto. Sin afectar a terceros y menos calumniar, difamar o burlarse sistemáticamente de algo, alguien, etc. Por el otro lado tampoco se vale que se llegue al otro extremo usando las armas para callar voces irreverentes.

Por último: La Libertad de Prensa es la voz del pueblo y por lo tanto jamás deberá ser atropellada y mucho menos callada por las armas. Y que bien que la Revista Charlie Hebdo, continuará saliendo y no se ha intimidado por el reprochable y abominable atentado del que fue objeto. Francia y su gobierno han demostrado al mundo que ahí si hay libertad de expresión, además de rapidez y efectividad para identificar, ubicar, perseguir y ajusticiar a los asesinos.

Por otro lado y tratándose de religiones, credos u otros, cada quien debe ser libre de creer en lo que más le plazca y los demás debemos respetar las creencias y gustos de los demás.