Washington, DC 02-21-17 El Gobierno del presidente Donald Trump ha establecido este martes los nuevos controles y lineamientos nigratorios, entre ellas acelerar los procesos para deportacion de miles de inmigrantes indocumentados y contratar a 15.000 nuevos agentes migratorios.

Entre las directrices, firmadas por el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, figura la contratación de 10.000 nuevos agentes para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y 5.000 más de la Oficina de Aduanas y Fronteras (CBP).

El auge de la inmigración ilegal en la frontera sur ha sobrepasado a las agencias y los recursos federales y ha creado una significativa vulnerabilidad en la seguridad nacional de EEUU, se subraya en las directrices.

Asimismo, se especifica un cambio en las políticas que precisa que no solo se perseguirá a los inmigrantes indocumentados con cargos criminales violentos, sino también a aquellos que hayan "abusado" de los beneficios públicos o que, "a juicio de un agente de inmigración, puedan suponer un riesgo para la seguridad pública y la seguridad nacional".

El Departamento de Seguridad Nacional, ha manifestado que "ya no eximirá a clases o categorías" de extranjeros indocumentados de "una potencial aplicación de la ley", es decir, de una deportación.

Esto supone un notable cambio respecto a las directrices marcadas durante el anterior Gobierno de Barack Obama, que ordenaba no llevar a cabo estas deportaciones en base a violaciones menores de la ley, como conducir sin licencia o tener una luz rota del coche.

Los agentes locales podrán controlar la inmigración

Por otro lado, el Ejecutivo de Trump otorga mayor capacidad legal a los agentes migratorios federales, así como permitirá que agentes estatales o locales puedan sumarse a estas labores de control migratorio. Además, el memorando aboga por impulsar el despliegue de jueces de inmigración y oficiales de asilo para entrevistar y resolver las reclamaciones de los recién llegados fronterizos; así como establecer centros de procesamiento y detención apropiados.

El documento también reitera la orden de Trump de poner fin a la práctica de detener y liberar, y que "todos los extranjeros sin autorización de permanencia serán detenidos, arrestados y procesados" por el DHS.

Otra cuestión determinante es la eliminación de todos los beneficios que existían para indocumentados, aunque se anuncia que se activarán beneficios para ciudadanos víctimas de indocumentados criminales.

¿Quiénes son los inmigrantes con mayor riesgo de deportación?

  • Aquellos que han cometido crímenes o delitos graves.
  • Aquellos indocumentados que fueron deportados y regresaron a Estados Unidos sin autorización.
  • Los indocumentados con orden de deportación final, aunque no hayan cometido delitos.
  • Los indocumentados con orden de deportación final en ausencia o que asistieron a las cortes de inmigración para cumplir con sus citas ante un juez.

¿Quién están más protegidos frente a la deportación?

A diferencia de los decretos sobre el muro en la frontera y las ciudades santuario, que hacen hincapié en cuáles son los indocumentados que deben ser deportados, el memorándum de Kelly menciona quienes no son una prioridad de expulsión para el gobierno. La lista incluye:

  • Aquellos que consigan que el secretario del DHS, o a quien él designe, en uso de su discrecionalidad, detenga su deportación.
  • Los extranjeros que obtengan una orden de alivio o protección contra la deportación (congelan sus casos).
  • Aquellas personas que, tras ser detenidas, el DHS determine que se trata de un ciudadano, residente legal permanente, asilado, refugiado o tiene un estatus temporal válido en el país. (Aplica a aquellas personas detenidas y que no llevaban consigo identificación que pruebe su permanencia legal en el país).
  • Los extranjeros que obtengan libertad condicional.
  • Aquellos que después de pedir asilo hayan demostrado un temor creíble y el proceso continúa.
  • Los indocumentados beneficiarios de la Acción Diferida de 2012 (DACA) que no han cometido delitos.