Tierra2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Londres 07-29-16 Otra supuesta profecía que no se cumplió: Esta vez fue a través de un video titulado ‘¿Por qué el mundo terminará el 29 de julio del 2016?’, donde el canal End Times Prophecies aseguraba tener pruebas fehacientes que hoy llegaría el Apocalipsis. Ver su canal en Youtube https://youtu.be/6HPrfFvkEj0

De acuerdo a la grabación, los polos de la Tierra se invertirían y con la segunda llegada de Jesús, de acuerdo a la Biblia, la Tierra temblaría tanto que colapsaría y jamás se recuperaría.

La gran trompeta sonará y él enviará a sus ángeles a las cuatro esquinas de la Tierra y reunirán a sus elegidos del fin del mundo para otra revelación.

El video recopila partes del libro del Apocalipsis, aunque realmente nunca explican por qué el 26 de julio fue la fecha elegida. Sin embargo contó con gran éxito en las redes sociales y ya tiene más de 5 millones de reproducciones en YouTube.

Y además esta no es la primera vez que se predice el fin del mundo. En el año 2000 se aseguraba que con el cambio de siglo la sociedad colapsaría; después en el 2012 una mala interpretación de una profecía Maya alertó a la gente; en 2013 optaron por la mitología nórdica y aseguraban que el Ragnarok estaba cerca; y en 2015aseguraron.

La NASA indicó, en el 2012, cuando surgieron profecías fatalistas como la anterior que, aunque se está produciendo un cambio en la polaridad de la Tierra,  sus efectos en los seres humanos es mínima. Si bien las condiciones que causan las inversiones de polaridad no son completamente predecibles, no hay nada en los millones de años de registro geológico para sugerir que cualquiera de los escenarios del ultimo día, vinculados a la inversión de polos, deba tomarse en serio, de acuerdo con un científico de la agencia citado por el sitio Blasting News. 

La última inversión se produjo hace, aproximadamente, 786,000 años. En caso de que volviera a ocurrir como se señala en el video, incluso con un campo magnético débil, la espesa atmósfera de la Tierra también ofrece protección contra las partículas que provienen del Sol y el Cosmos.