editorial

Por: José Hernámdez

Marchas van, marchas vienen y nada se ha conseguido hasta ahora. Nueve años marchando al menos cada día 1º de mayo y todo sigue casi igual.

Pero lo que no es igual es la cantidad de personas. Los tres o cuatro primeros años había mucha euforia y empuje con mucha participación, pero desde hace tres años a la fecha la participación ha mermado drásticamente y la mayoría considera una causa perdida.

Las marchas de este pasado 1 de Mayo de 2014, se vio claramente el poco interés, atreves de la pequeña participación en pequeñas, medianas y grandes ciudades a lo largo y ancho de esta nación. Como fue el caso de la mediana ciudad de Milwaukee, que si acaso participaron unos 2 a 3 mil gentes. Nada comparable con aquella marcha del año 2006.

Se ve que los políticos están enfrascados en su guerra político-personal y poco o menos les interesa arreglar esta antigua ley de migración. Aun que de paso esto afecte a toda la nación.

Esta es una Nación de inmigrantes. Y lo ha sido desde que los anglos invadieron este territorio y sometieron por la fuerza a los verdaderos propietarios o sean los indios americanos. Y por ello todos los que no somos indios o descendientes de ellos, somos migrantes, incluyendo a los que han y están en el poder.

BREVE HISTORIA DE LA MARCHAS DE PROTESTA

Desde el año 2006 millones de personas se congregaron en protestas por una reforma integral contra las leyes de inmigracion existentes en Estados Unidos.

La mayoría de las protestas comenzaron en respuesta a la propuesta legislativa conocida como HR4437 que aumentaría las penalidades para la inmigracion indocumentaada y clasificaría a los extranjeros indocumentados y a cualquier persona que los ayude a entrar o permanecer en los Estados Unidos como criminale.

Como parte de una discusión más amplia sobre inmigracion la mayor parte de las protestas no sólo buscaron un reacondicionamiento de esta leyes, sino también un camino a la legalizacion de aquellos que han ingresado ilegalmente a los Estados Unidos y unos pocos los retrasos de los servicios de migracion. El séquito nacional de protestas más grande ocurrió el 10 de Abril de 2006, en 102 ciudades a través del país. Se estimó que se congregaron muchedumbres de entre 100.000 y 500.000 personas en varias ciudades. Casi todas las protestas llamaron la atención por su considerable manifestación pacífica y concurrida por los medios, aunque había también controversia sobre lo que consideraba mucha gente sobre el simbolismo anti-americano en algunas de las protestas. Las protestas adicionales tomaron lugar el dia internacional del trabajo y muchos de los manifestantes ese día llevaron los retratos del ícono revolucionario Che Guevara junto a banderas Americanas. Los socialistas y otras organizaciones de izquierda se unieron a las protestas así como muchas organizaciones de derecha y los grupos religiosos.

Los sitios de la comunidad de Internet que contenían blogs personales también desempeñaron un papel significativo ayudando a “correr la voz” de las fechas y las ubicaciones de las marchas y las protestas de manifestación. Mientras que la radio de lengua española se concentró sólo en las audiencias de habla hispana, el Internet abasteció a los México-Estadounidenses y a otras juventudes Hispanas Myspace que visto particularmente como fuente significativa para atraer a la juventud que habla inglés. Debido al Internet, las variadas marchas y manifestaciones que ocurrieron alrededor de la nación atrajeron más que simplemente a extranjeros ilegales, organizaciones e iglesias de abogados inmigrantes sin fines de lucro. El Internet fue responsable directo de atraer a un gran porcentaje de la juventud Hispano-Americana de habla Inglesa.

Controversia y reacción al simbolismo de la bandera y las protestas.

Las protestas iniciales causaron mucha controversia después de que varios manifestantes agitaran banderas Mexicana y Norteamericana. El tema de estas banderas fue repetido también por los medios de comunicación y los columnistas. Un incidente particular referido implicó una protesta en la secundaria Montebello en California, donde una bandera Mexicana fue levantada en el asta de bandera sobre una bandera de Estados Unidos al revés).

Debido a la controversia, los organizadores de las protestas animaron a los manifestantes a dejar las banderas mexicanas en sus casas, debido a que el Cardenal R. Mahony les dijo a los manifestantes de Los Ángeles que no ondeen ninguna bandera que no sea la de los Estados Unidos porque, no nos ayudarían a conseguir la legislación que necesitamos. Como resultado de esta controversia los siguientes manifestantes tuvieron menos banderas mexicanas y más banderas estadounidenses. Este hecho no marcó el final de la controversia sobre las protestas, y algunos comentadores y blogueros también cuestionaron las declaraciones en los carteles expuestos por ciertos manifestantes, las cuales describieron como rasistas y anti-americanos.

El movimieto Mexicano era uno de los grupos más notables que promovían los mensajes polémicos considerados en las marchas de Los Ángeles y de Dallas. Su organización lleva largos carteles empezando con “Todos los Europeos Son Ilegales En Este Continente Desde 1492” y “somos los ÚNICOS dueños de este continente. También llevaron carteles grandes que representaban al miembro del Congreso James Sensenbremmer de Wisconsin como Nazi y el continente Norteamericano expuesto bajo el título, “Continente Robado.” Otros grupos polémicos que contradijeron a las marchas inmigrantes incluyeron muchas organizaciones que el Centro Meridional de la Ley de la Pobreza clasifica como grupos de odio tales como organizaciones neo-Nazi y otras que se clasifican como organizaciones “de base”.

Como parte del contragolpe sobre las protestas y la controversia sobre el tema del simbolismo de la bandera, un grupo que se autodefine “Guardas de la Frontera” quemó una bandera Mexicana en frente del Consulado Mexicano en Tucson, Az.,  el 9 de abril de 2006. El día siguiente el grupo procedió a quemar dos banderas Mexicanas durante una protesta en Tucson, Arizona, en la cual se estima que participaron 15.000 personas. Después de que la policía agarre un estudiante que había lanzado una botella de agua a los “Guardas de la Frontera”, siguieron a los oficiales de policía diciéndoles que dejasen ir al estudiante. La situación fue violenta y fueron arrestados 6 manifestantes y docenas fueron rociados con gas pimienta. Al día siguiente la policía arrestó al líder de los Guardas de la Frontera, Roy Warden, por cargos que incluían asalto y el comienzo de un incendio en un parque público.

Y yo pregunto: ¿Servirá de algo las manifestaciones?

¿Será aprobada por fin la Reforma a la ley Migratoria?