editorial

 

 

 

                                                                                                                                           

Por: José Hernández

Si leyeron muy bien!! . . . .  Haber sido electo por el pueblo, no significa que el elegido va ejercer la democracia. Lo óptimo es que el sujeto ejerza y sea un verdadero demócrata en funciones.
En los últimos tiempos estamos viendo que los gobiernos tratan de confundir al pueblo, con el solo hecho de que fueron electos en una “Elección limpia y transparente”  pero eso no significa para nada que esos gobiernos estén practicando la democracia.
Comenzaré hablando desde cómo llegaron a ganar unas “Elecciones limpias y transparentes “. Bueno primero hay que conseguir unos buenos padrinos que suelten el dinero suficiente para hacer una campaña ganadora, derrochando millones de recursos económicos, para comprar las voluntades de los posibles electores, desde luego que esto padrinos no soltaran los recursos como si fueran unas lindas madrecitas de la caridad. Estos padrinos exigirán a cambio favores políticos y/o económicos una vez que su ahijado político se sienta en la silla presidencial.
Para ello hay que montar una buena maquinaria electoral, comprar algunos sujetos de la oposición o sumarlos a la causa a cambio de algunas prebendas posteriores.
Hay por ahí un dicho muy conocido que dice así: “Divide y vencerás” y en muchos de los países sucede esto. Aprueban una cantidad de “Partidos comparsa” por no decir “Paleros” a los cuales en la mayoría de los casos sostienen con dinero de los impuestos del mismo pueblo. Estos partidos se dicen de Izquierda, Derecha, Centro, socialista, etc. Pero en la mayoría de los casos nada más son para hacer el juego a los gobiernos “Autocráticos” que se dan un baño de demócratas pero  esto solo es el disfraz. Esto lo usan para engañar a los pueblos y decir que son Gobiernos y Países Democráticos.
Estas situaciones están en varios países ahora mismo. Los más descarados hasta ahora son: Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Argentina. Dije los más descarados!!, aunque hay otros más discretos. Como Brasil, Chile, México y Colombia.
Estas “Democracias disfrazadas” reforman las constituciones a su medida y/o aspiraciones, comprando a la justicia y cuerpos militares. Con ello consiguen hacer legal las futuras reelecciones, sin que nadie se oponga pues ya con las constituciones reformadas y la justicia a sus pies, nada o casi nada pueden hacer los pueblos. Desde luego que para que un “Gobierno Autocrático/Dictador” se mantenga, hay que ganar las “Elecciones limpias y transparentes” a cualquier costo y sobre quien sea. Y para ello se costean sus “Campañas electoreras”  con el propio dinero de los impuestos del mismo pueblo. O sea que estos sujetos no requieren para ser reelectos de padrinos externos, pues el Padrino pasa a ser su mismo pueblo que lo eligió por primera vez y quizás para muchos años más por la“Fuerza Constitucional”. Como pasa ahora mismo con Mr. Nicolas Maduro, ahijado del finado Hugo Chávez Frías.
Con todo lo anterior casi se han acabado los golpes de estado por la fuerza Militar, salvo en algunos casos en los que le han dado “Machetazo a caballo de Espadas”como fue  el caso de Honduras.
Así que no confundir: Una cosa es elecciones y otra la verdadera Democracia.