agustín-carstens

EDITORIAL

Por: José Hernández

Las reservas internacionales que reporta el Banco de México hace unos días son de 188,347 mmdd, y viendo esto en buenos tiempos esta cifra es excelente para un país que tiene exportaciones manufactureras y también materias primas como petroleo.

Pero esa cifra era mayor hace poco menos de 4 meses. Tan solo al 17 de abril de este año el monto de reservas internacionales de México era de 195.910 miles de millones de dólares y al 24 de julio era de 190.711 mmdd, lo que implica una disminución de casi 5.2 mmdd en tan solo tres meses.

Pero ahora ya son 7,563 mmdd menos y seguro que seguirá disminuyendo esta cifra.

El principal motivo como ya todos sabemos es la caída de los precios del petróleo y desde luego que también la demanda de esta materia prima. También otras materias primas han caído su demanda y por consiguiente también su precio.

También a esto se suma que la directriz del Banco de México Agustín Carstens está subastando desde hace algunos meses atrás y ahora mismo 200 mdd diarios y esto para tratar de controlar la depreciación de la moneda mexicana frente al dólar americano.

Y de seguir con esta estrategia financiera quizás en otros cuatro mese o menos, caigan otros 10 mmdd.

De continuar esta situación el país azteca podría sufrir internamente un aumento considerable de precios al consumidor. La ventaja que podría aprovechar es que con un peso más barato, las exportaciones mexicanas podrían tener mayor penetración en los mercados internacionales.

En resumen y para que quede más claro: Esto es muy peligroso pues da lugar a la fuga de capitales a otros sitios del mundo donde las inversiones sean más productivas, pero también es más peligroso aun, porque se aprovecha para especular con la moneda americana, comprando dólares subsidiados por el Banco central y luego vender en el mercado negro.

El gobierno mexicano planea aumentar las tasas de interés para frenar la fuga y/o especulación, pero eso llevara consigo a una inflación de precios domésticos y hasta para los productos de exportación. Además también México está a la espera que la reserva federal de los Estados Unidos incremente también sus tasas de interés.

Y por último les comentare que la economía mundial está cerca de un problema financiero grave, pero esperemos que eso no suceda.